martes, 16 de septiembre de 2008

Secuestrada por el mundo 2.0

En un intento de centrarme, una vez superado el síndrome post vacacional, acrecentado en mí caso por 4 meses de baja por maternidad. Me encuentro otra vez en Matrix con una inmensa lista de proyectos a retomar.

He tenido la oportunidad durante estos meses de observar mi realidad laboral desde la distancia y curiosamente aunque mi intención era desconectar, me he dejado secuestrar por el mundo 2.0 y comprobar el poder de la esfera digital, disfrutando de la creación de ese yo virtual que como bien describe Genis Roca completa nuestro yo real.

Este viaje por la esfera digital, que ni mucho menos considero finalizado, me ha hecho reflexionar sobre la utilidad o moda de las herramientas y cultura 2.0.

Sinceramente veo respuestas a algunas de las cuestiones que personalmente me hago cuando pienso en qué debemos mejorar y cómo poner en práctica herramientas y/o actitudes que nos ayuden mejorar la gestión del talento de la organización en la que trabajo.

No caigamos en el error del carpintero que ve en el martillo la solución para todo, las herramientas 2.0 son válidas pero no olvidemos analizar con cuidado antes de aplicarlas las peculiaridades del sistema en las que las vayamos a poner en marcha. No olvidemos que lo importante no son las herramientas sino las necesidades a las que están deben dar respuesta y que las organizaciones están llenas de complejas interacciones.

Por empezar por algún sitio, pongamos por ejemplo La Gestión del Cambio, tan de moda en momentos de crisis donde la mayoría de organizaciones al ver flaquear su cuenta de resultados hacen examen de conciencia y revisan sus modelos de organización.

Las reglas de juego ya nos las sabemos, la gestión del cambio es vital en cualquier proceso de transformación tecnológico u organizativo para acompañar y vencer las resistencias e incertidumbre que dicho cambio genera en las personas, bla, bla, bla….

Todos conocemos la teoría, los porqués y las diferentes tácticas que se pueden poner en práctica:

- Asegurar el sponsor del proyecto
- Identificar los gaps entre la situación actual y la deseada
- Elaborar un completísimo plan de comunicación
- Elaborar un más que detallado plan de formación
- Etc, etc, etc

Muchos de estos procesos por muy cuidadosamente diseñados están abocados al fracaso. ¿Por qué? Mi modesta opinión, es que nos movemos en un mundo en el que el cambio es continuo. Una fusión, viene seguida de un cambio organizativo que vendrá seguido de un cambio de estilo en la dirección, que vendrá seguido de un cambio en la estrategia comercial, que vendrá seguido de un cambio de dirección, que vendrá seguido de nuevos planteamientos y nuevas estrategias de cambio….. Uff.

Sin duda nos encontramos, en un mundo lleno de incertidumbres que cuestiona constantemente la validez de las estrategias a largo plazo.

Frente a esto , ¿Qué nos queda ? ¿una mera aplicación de tácticas? ¿tácticas flexibles que se suceden encadenadas unas con otras a medida que los diferentes cambios se van produciendo?.

Nos encontramos en una constante curva del cambio, sobrecogidos por la contínua indefinición e incertidumbre. En este entorno, ¿Nos pueden ayudar las herramientas 2.0? Si, y sin lugar a duda, ya que amplían el abanico de posibles tácticas a poner en marcha.

Aunque por mi parte prefiero ver más allá de las herramientas y mirar a los valores que me inspira la cultura 2.0: participación, flexibilidad, dinamismo, contribución, redes, comunidades, conocimiento compartido. Valores que en sí ya promueven que podamos enfrentar los cambios de una forma más abierta.

¿Es esto suficiente? Dejo la pregunta abierta y espero dar con un consultor que no quiera cortarme la nariz a pesar de que yo le insista en ello.

3 comentarios:

Odilas dijo...

Me alegra volver a leerte!.

Planteas muchas cosas en tu escrito. Una que me llama la atención es que tanto cambio inhibe el cambio.
En la sucesión de episodios convulsos que se viven en las organizaciones, ninguna de las estrategias perdura y eso es un freno para adoptarlas (total, ya pasará y vendrán otros, para qué esforzarme ni en entender qué me dicen estos)

Las nuevas herramientas y sobretodo los nuevos valores, pueden ayudar a no sentirse tan a merced del entorno, a no sentirse tan sólo, tan aislado, a tener más influéncia sobre el entorno y a colectivizar esa energía.

Gracias por el post (y por la referencia), hay que acarcarse con cautela y rigor a estos temas.

Jose Miguel Bolivar dijo...

Yo también me quedo con los valores 2.0 más allá de las meras herramientas.

Una reflexión muy interesante la que haces. Me ha gustado.

JM

Maria Elena dijo...

Si, Odilas, también creo que el cambio inhibe el cambio cuando es sostenido y dificulta apreciar algun tipo de resultado. Es entonces cuando las personas van poco a poco agotando su energía y pierden la pasión por el proyecto.

JM, me alegra ver que compartimos opiniones. Voy siguiendo tu blog y me gusta. Gracias por tus comentarios y posts. Realmente invitan a la reflexion.